El valor del dolor. Por Gabriel Martínez

Tiempo de Lectura: 5 Minutos.

¿Has estado tratando de evitar el dolor o las situaciones que lo generan en tu vida?, pues déjame decirte que tal vez el hecho de estarlo haciendo es lo que no te permite avanzar en aquella o aquellas situaciones en las que te sientes estancado, atorado y frustrado.

Así es… El dolor es condición humana y quien no se permite experimentarlo se aleja de su humanidad, además de que es una experiencia de la que no podemos evitar, por más que nos esforcemos en ello. Podemos “hacer de cuenta” que las cosas no nos duelen… Al final, en la soledad de nuestra habitación, estamos ahí doliéndonos por múltiples razones.

A mi me sucede desde dos lugares: Por un lado en lo personal, con mis dolores de vida en los diferentes ámbitos que la constituyen, de hecho quiero confesarles que el año pasado experimenté el que yo considero ha sido el dolor más grande que he sentido, ocasionado por el término de una relación y paradójicamente fue esto lo que me ha llevado a un lugar existencial en donde me siento, por primera vez en mi vida, con una fortaleza y una felicidad que nunca había experimentado y todo eso gracias a que me permití sentir, aceptar, trascender y aprender de la experiencia dolorosa, claro, acompañado, ya que de este tipo de experiencias no se sale si se camina en solitario.

El otro lado es el profesional, en la experiencia clínica en mi faceta de terapeuta y de acompañante de procesos. Ahí me doy cuenta y descubro el dolor que las personas traen por diferentes situaciones, dolor que se resisten a experimentar y que constituye en muchos casos lo que no les permite avanzar en la resolución de sus conflictos y situaciones.

Mi tarea es ayudarlos, respetando sus procesos y tiempos a que se vayan permitiendo explorar esas dimensiones dolorosas para que puedan encontrar su sentido en su vida y puedan así, integrarlos y crecer. Es importante decir que para que yo pueda acompañarlos en estos caminos del dolor yo he requerido transitarlos primero para poder ser un acompañante experimentado y no perderme con ellos en los recovecos y laberintos en los que a veces entramos durante el proceso. Un ciego no puede guiar a otro ciego…

Rechazamos el dolor ya que nos han enseñado que el dolor es algo que hay que evitar a toda costa, que hay que buscar el placer, la felicidad y el bien-estar. No estoy peleado con esto, de hecho, estoy a favor y muchas de las cosas que hago – por lo menos desde la consciencia – van encaminadas a sentirme tranquilo, feliz, satisfecho… Y seguramente tú – que me estás leyendo hasta este punto – también, esto, como el dolor, igual es condición humana: buscar nuestro bienestar.

El punto con el dolor, el punto con esta experiencia desconcertante y necesaria es qué lugar tiene dentro de nuestro horizonte de significatividad, en otras palabras: cómo concebimos al dolor y qué creencias tenemos acerca de él ya que de esto depende en gran parte la manera en la cual lo vivimos, lo asimilamos y lo comprendemos.

[…]la historia principal, real y decisiva, que ha determinado el carácter de la humanidad se ha dado ahí donde el dolor ha sido virtud, donde la crueldad ha sido virtud.

Nietzsche

El dolor tiene una función clara y específica: dar la información al organismo vivo de que existe un desajuste en alguna estructura o un desequilibrio en alguno de los procesos que mantienen la vida, con el objetivo de que se tomen medidas al respecto para ajustar lo desajustado y equilibrar lo que se desequilibró de ahí que cuando se presta atención al dolor, cuando nos permitimos sentirlo, estamos iniciando un proceso de recuperación del bienestar perdido por las razones que hayan sido.

La dinámica del dolor es tal que nos lleva a detenernos, a centrar nuestra atención en un aspecto de nuestro ser para que podamos recabar la información necesaria y resolver lo que se requiera resolver. Esto hablando del dolor físico, sin embargo, la estructura emocional no es más que un correlato de la estructura física, es decir: los procesos emocionales siguen la dinámica de los procesos biológicos, solo que un nivel diferente: cuando aparece dolor emocional, lo que está sucediendo es que dentro de esta esfera que nos constituye, existe una condición interna que requiere ser vista, considerada e integrada y ese dolor lo que indica es que no lo está, de modo que en la medida en que nosotros, así como sucede a nivel físico, dedicamos atención a ese dolor desde la consciencia, lo que estamos haciendo es abrirnos a un caudal de información que nos permitirá restituir el equilibrio perdido, claro si hacemos lo que se requiere hacer con esa información a la que pudimos acceder.

Reflexiones finales:

El dolor es una oportunidad de crecimiento e integración, es un recurso que la evolución nos ha proporcionado para poder mantenernos en equilibrio y vivos, el negarlo o hacer caso omiso de él es condenarnos al colapso.

De una u otra manera, la apuesta que hago aquí es no descartar lo terrible, lo oscuro, lo doloroso y lo sufrido, ya que también nos constituye y en la medida que lo aceptemos podremos conectar con el potencial humano que poseemos de no hacerlo, el escenario es el colapso y la fragmentación.


Gabriel Martínez Elvira es Psicoterapeuta Gestalt, Terapueta Floral y se encuentra en proceso de formación como Educador Somático. Cuenta con más de 8 años de experiencia como acompañante de procesos de integración, crecimiento y desarrollo personal con niños, adolescentes y adultos. Su trabajo se centra en la conciencia corporal y sus manifestaciones para acceder al núcleo de las problemáticas existenciales en los diferentes ámbitos de la vida de la persona. Actualmente trabaja con cuestiones relacionadas a la masculinidad creativa acompañando a hombres en procesos de autoconocimiento y sanación.

Facebook: https://www.facebook.com/Gaboterapeuta/
Facebook/Ex Machos: https://www.facebook.com/ExMachos/
Mail:gaboterapia@gmail.com
Facebook/Totem, experiencia animal en México: https://www.facebook.com/Totem-Experiencia-Animal-M%C3%A9xico-2030702557229258/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: