El control de tus emociones… la clave para tener éxito en tu dieta. Por Gabriela Mendoza

Según la  OMS (2015), la obesidad es denominada “La epidemia del siglo XXI”; sin embargo,  hoy en día aún para muchas personas e incluso para algunos profesionales de la salud,   cuesta entender que la obesidad no se debe a una falta de voluntad para seguir una dieta o a un deseo de estar así, tener obesidad es un problema mucho mayor.

Son varios los factores involucrados en la obesidad, no se trata únicamente de malos hábitos o de “comer mucho”. La obesidad se  define como “Un desequilibrio energético entre calorías consumidas y calorías gastadas”.  (Moreno M., 2015).

En un estudio realizado recientemente por (Suárez & Suárez, 2019b) se identifican otros factores relacionados con la obesidad:

  • Genética
  • Hábitos y rutinas no saludables
  • Patrones de  pensamiento permisivos y autoengañosos
  • Comer como única estrategia  para lidiar con los problemas.
  • Tener Depresión, Ansiedad, Déficit de Atención entre otros ya que tienen      síntomas que provocarán comportamientos pro-obesidad.


Así que “PONERSE A DIETA” casi nunca es suficiente para lograr los resultados que  deseas, estos son algunos de los errores más frecuentes que cometen las personas a la hora de iniciar con un plan para  perder peso, (Beck, J. 2009).

1. Desconocer que la obesidad es una enfermedad

Si aún no aceptas  que la obesidad es una enfermedad multicausal, difícilmente tendrás el tratamiento adecuado para ti. Al ser una enfermedad tan compleja que implica factores físicos y psicológicos requiere de un manejo integral. 

2. Comenzar sin tener una meta clara y REALISTA

A veces queremos adelgazar con rapidez para caber en el vestido de la  próxima boda, o queremos adelgazar en tiempo record y parecernos a cuando teníamos 10 años menos. En la medida que tu meta sea clara y realista, será mucho más sencillo planear los pasos y al lograrlos tu motivación te aumentará cada día. 

3. No tener una idea de lo que se come y cuánto se come… 

La comida no es la única responsable de la obesidad pero tiene un papel importante. La mayoría de las veces comemos más de lo que creemos que comemos. Llevar un monitoreo previo a comenzar tu dieta, te permitirá ser más consciente de tus horas pico (mas antojos), de que tan frecuente comes ciertos alimentos y los motivos por los que lo comes (sip…no siempre es hambre).

4. No realizar una revisión exhaustiva de tu alacena, tu refrigerador y el cajón de tu oficina…

Comenzar una dieta sin eliminar de tu alcance  y de tu vista los alimentos no recomendados, es una sentencia anticipada al fracaso. Muchas personas piensan que retándose de esa forma desarrollaran más fuerza de voluntad…NADA MÁS FALSO solo aumentarás tus posibilidades de fallar.

5. No premiarte tus avances  ¡POR PEQUEÑOS QUE SEAN!

Nos han enseñado  que festejar los avances ¡es de mediocres! y que el verdadero festejo vendrá cuando cumplas el objetivo completo. Hay quienes piensan que si te felicitan por el avance te confiarás y bajaras la guardia así que ¡no te dicen nada!, sin embargo esto no ha demostrado tener buenos resultados, por el contrario hay evidencia científica suficiente  que asegura que premiar tus pequeños pasos dará el ¡Punch! Para seguir adelante. ¡Mucho ojo! La comida nunca debe ser un premio.

6. Comenzar la dieta sin prepararte para ello

Tenemos tantas ganas de comenzar la dieta que lo hacemos sin la preparación adecuada. EL ÉXITO DE CUALQUIER DIETA DEPENDERÁ DE QUE PREPARES TU VIDA, TU TIEMPO, Y SOBRE TODO TU  MENTE ANTES DE COMENZAR.

7. Elegir una “mala” dieta

Sin duda una cosa MUY IMPORTANTE es elegir una dieta adecuada para tu cuerpo, tu edad y tu nivel de actividad y tu estilo de vida. Para todos hay una forma pero debes consultar al Profesional. Si eliges una dieta poco adecuada para ti, por más voluntad y trabajo mental ¡No lo lograras!

8. No tener en cuenta el papel tan importante que los pensamientos saboteadores  tienen a la hora de comenzar una dieta. 

Sin duda en este punto requieres apoyo de un profesional de la salud mental,  sin embargo buscar ayuda psicológica para adelgazar aún representa un estigma ya que son muy pocas las personas que comienzan por ahí. Iniciar a la par una Terapia Psicológica  dirigida a modificar los pensamientos que te sabotean, aumentará exponencialmente tus posibilidades de éxito.

9. No tener un plan que te diga qué hacer ante los problemas que se te puedan presentar cuando las cosas se pongan difíciles.

La motivación de cuando comienzas, no se parece en nada a la que tienes unos meses después. A veces suceden cosas, la vida continúa y te presenta obstáculos. No tener preparada la forma en la que los afrontaras aumentará el riesgo de abandonar tu meta. Si no me crees…recuerda que todo iba bien con aquella dieta al inicio de año  pero algo pasó… y ¡la dejaste!

Recuerda que la obesidad  es una enfermedad multifactorial que debe ser tratada como tal, la mejor opción y la más efectiva será siempre el Tratamiento Psicológico combinado con dieta y ejercicio ya que lo más importante no es cuantos kilos menos te marque la báscula,  si no modificar de manera permanente todos estos patrones de conducta que te han llevado al día de hoy. Evita caer en la tentación de remedios, dietas o productos que ofrecen llevarte a tus objetivos a corto plazo y sin esfuerzo. Cambiar y  reestructurar tu mente toma tiempo, esfuerzo y energía pero el cambio será duradero.


Dato curioso: ¿Sabías que en México la obesidad y el género comparten una estrecha relación?

En México, el  índice más alto de obesidad  lo tenemos las mujeres, las mujeres tenemos menor salario en comparación a los hombres  por lo que como resultado trabajamos un mayor número de horas laborales (lo que implica menos oportunidad de ejercitarnos y de llevar una vida saludable) pero paradójicamente tenemos  menor oportunidad para conseguir un empleo mejor remunerado a diferencia de los hombres con obesidad.   (Suárez & Suárez, 2019)


Referencias:

Beck, J. (2009). El método Beck para adelgazar: entrene su mente para pensar como una persona delgada. Edit. Gedisa. ISBN: 9788497842853 

Moreno, M. Dr.. (2015). Definición y clasificación de la obesidad. Revista Médica Clínica Las Condes, 23(2), 124–128. Recuperado de https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0716864012702882#!

Organización Mundial de la Salud. (2015). Boletín de la Organización Mundial de la Salud. Recuperado de https://www.who.int/bulletin/releases/NFM0715/es/

Suárez, N. P. C., & Suárez, C. L. C. (2019). Manual de intervenciones cognitivo-conductuales aplicadas a enfermedades crónicas. CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO: Editorial El Manual Moderno.


Gabriela Mendoza es Psicóloga  por parte de la Universidad Intercontinental. Cuenta con una maestría en Psicoterapia por el Instituto Mexicano de Psicoterapia Cognitivo Conductual. Además cuenta con una certificación como Promotora de la Salud en la Asociación Mexicana de Diabetes (AMD), aunado a colaborar en varias Instituciones Públicas. Parte de su recorrido se ha dedicado a trabajar con personas con enfermedades crónico degenerativas como lo son: Hipertensión, Diabetes Mellitus tipo II y Obesidad, realizando cambios en su estilo de vida a través de intervenciones psicológicas que les permitan lograr el cambio físico y mental. Actualmente se dedica en su totalidad a la práctica clínica privada, tanto presencial como en línea con adultos a través de programas de intervención diseñados para la ansiedad, depresión, inseguridad, entre otros.

Mail: psic.gabriela.mendoza.menendez@gmail.com
Instagram: https://www.instagram.com/psicoterapiagabymendoza/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: