La influencia de un buen ambiente en la terapia.

Texto elaborado por Daniel De Gyves

En los últimos días, me he dado a la tarea de reflexionar acerca de la influencia que puede tener nuestra práctica clínica si poseemos a nuestro alcance las herramientas físicas y el contexto ideal que generan un cálido estilo de trabajo. 


Existe evidencia científica que demuestra contundentemente cómo varios factores ambientales dentro de un contexto laboral, interviene en el nivel de desempeño; desde la comodidad, hasta en el pensamiento y el comportamiento. Para esto, en mayo de 2017, se publicó en el Monitor on Psychology, una investigación que demostró las ventajas de contar con un espacio físico agradable para elevar sorprendentemente la productividad, además de aseverar el impacto que pueden tener una serie de factores como lo son: la iluminación, los niveles de ruido, los colores, la ventilación y los contaminantes del aire con nuestro nivel de rendimiento.


A pesar de que esta investigación fue parte de un campo multidisciplinario, varios grupos como la Agencia de Protección Ambiental, estiman que las personas pasan más del 90 % de su tiempo en el interior de un contexto; no obstante, prestan muy poca atención a las características que constituyen el diseño, el espacio y los aspectos ambientales.


Los hallazgos, no sólo demostraron que un buen desempeño y el tipo de trabajo que realizamos es importante para nuestra salud y productividad, sino también, cómo el ambiente interior tiene un reconocible impacto con la cognición y el comportamiento, lo cual podría impactar considerablemente en una sesión terapéutica.

Contexto saludable igual a profesionistas más productivos.

La preponderancia de tener un buen entorno dentro de la práctica clínica, nos habla de la autenticidad y la esencia con que un profesionista se desenvuelve.  Hoy en día, contamos con una gran variedad de contextos, que nos han permitido diseñar y potencializar la creatividad del ámbito donde nos desenvolvemos.

La comodidad y el gusto personal, rompe con los géneros estereotipados y diversifica distintas modalidades de acuerdo a la subjetividad de la persona; sin embargo, es importante contar con una amplia gama de factores ambientales que responda de forma paralela con el desempeño y la estancia laboral.

Nosotros creemos que además de contar con un bagaje epistémico, excelente disposición y apertura para el trabajo colaborativo; debemos contar con un ambiente apacible que beneficie el desempeño del trabajo del psicólogo clínico y los pacientes que llegan a consulta.

¿Y si tu espacio de trabajo pudiera hacerte pensar mejor?

¿Te has puesto a reflexionar acerca de la cantidad de artefactos con los que puedes contar para realizar las adecuaciones necesarias con la finalidad de elevar tu productividad dentro de tu espacio de trabajo? Incluso dentro de las sesiones online. 

¡Es aquí donde entra la espontaneidad y originalidad! Reunimos 5 factores ambientales que consideramos imprescindibles dentro de tu espacio de trabajo.

1) Iluminación: Es innegable la capacidad de incidencia que puede tener el exceso o la falta de iluminación en la vida de las personas. Poder tener un control que se equipare con la necesidad del terapeuta, es primordial; sin embargo, contar con una buena iluminación ayuda a incrementar la productividad, aminorar los accidentes, disminuir errores, evitar la fatiga visual; reducir el ausentismo laboral, incrementar el confort visual y estimular la buena actitud y la satisfacción. 

2) Los Colores: No existe evidencia sustancial que asevere los efectos por la presencia de un color en específico dentro de la psique, empero, se sabe que los colores generan sensaciones con la mente y evocan diversas reacciones, de las cuales, no se encuentran del todo en el consciente. Desde tiempos remotos, la amplia gama de colores ha estado asociada con distintos usos culturales. Contar con diferentes colores, desde múltiples escenarios para tener una libre elección, nos permite identificarnos con  el nivel de persuasión y concentración de acuerdo a nuestra preferencia.

3) La Arquitectura y el Diseño: El individuo experimenta en su porvenir la arquitectura y los espacios diseñados de forma subjetiva. La Arquitectura es un medio para satisfacer las necesidades temporo-espaciales de las personas y resaltar la esencia en específico. Además de ser un arte, busca recabar diferentes variables para responder al propósito del diseño; desde los fundamentos teóricos, estéticos, tecnológicos, conceptuales y funcionales para generar una armonía en el hábitat humano y así, obtener un mejor desempeño y confort.

4) Control de ruido: Los efectos que tiene el ruido en la vida de las personas tienen una constancia multifactorial. Su ausencia o disminución, tienen una interacción directa con el estado psicológico; desde alteraciones en el ciclo de vigilia-sueño y las esferas mentales superiores como los son atención y memoria. En este sentido, entendamos al ruido como aquel sonido no deseado. De acuerdo a varias investigaciones, el ruido es considerado el principal problema de ambiente local, logrando generar daños irreversibles y controversiales en la vida cotidiana. Desde el punto de vista del psicoterapeuta, es imprescindible tener un control sobre el ruido estriba a que trabajamos por medio de la escucha.

5) Aplicación de los detalles: Los detalles tienen una implicación abismal en la vida de las personas; permiten acaparar la atención y resaltar el espacio de trabajo. Nos permite romper con la simplicidad por medio de una metamorfosis estética, generando una energía que corresponda con el objetivo de la iconografía y eluda con la monotonía convencional.

Conclusiones.


El ser humano vive en el espacio, evoluciona, siente y piensa en él; interactúa todo el tiempo con la naturaleza y forma parte de sus nociones noéticas. Se apropia de los lugares y busca estar en constante armonía con los lugares de su preferencia.

Contar con un ambiente agradable dentro del contexto psicoterapéutico es una estrategia que puede ayudar a garantizar una buena práctica y colocarse en los mejores rangos dentro de la competencia.


Considerar diversas modalidades en cuanto espacio, diseño y dinamismo, es una de las herramientas que caracterizan los grandes escenarios para aumentar la productividad. Con ayuda de la Iconografía como herramienta y la necesidad de romper con los espacios convencionales, desde nuestra comodidad y gusto por el espacio físico podemos elevar nuestro rendimiento y favorecer cualquier proceso terapéutico.


Referencias: 

Ballesteros Arjona, V., & Daponte Codina, A. (2011). Ruido y salud. España: Junta de Andalucína. Recuperado de:  https://www.diba.cat/c/document_library/get_file?uuid=72b1d2fd-c5e5-4751-b071-8822dfdfdded&groupId=7294824.

Deangelis, T. (2017). Healthy Buildings, Productive People. Monitor on Psychology, Recuperado de: http://www.apamonitor-digital.org/apamonitor/201705/MobilePagedReplica.action?pm=2&folio=40#pg95

¿Qué efectos tiene el ruido en el ser humano? Rosa Aleha: http://www.rosaleah.com/que-efectos-tiene-el-ruido-en-el-ser-humano/

“Importancia y Utilización del color”. Observatorio de Tecnología en educación a distancia. http://observatoriotecedu.uned.ac.cr/media/importancia_y_utilizacion_del_color.pdf

Peñate, O. P. (2013). La arquitectura y el diseño de espacios como dimensión artística y científica. Arte & Diseño. Vol. 11, Núm.1: 42-46.

Van Bommel, I. W., & Van den Beld, G. J. (2004). La iluminación en el trabajo: Efectos visuales y biológicos. Royal Philips Electronics NV. Vol. 1, Núm.18.


Deja un comentario

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: