La ansiedad como expresión de urgencia. Por Lorena Paredes.

Sudoración, taquicardia, entumecimiento de extremidades, dificultad para respirar, mareo y náuseas; zumbidos, tensión muscular, nerviosismo, miedo, pensamientos catastróficos, ganas de huir, desesperación, irritabilidad… Algunos lo sabemos, pero mucha gente desconoce que estos síntomas tienen que ver con un trastorno de ansiedad, uno de los padecimientos más comunes hoy en día.

Cada vez son más las personas que se acercan a mi consulta buscando una solución o “cura” incluso hace unos años yo misma atravesé por episodios de ansiedad y ataques de pánico, situación que me ha hizo replantearme las causas que la detonan y el camino que la libera.

Ya sea por agentes estresores, familiares, sociales, económicos, laborales, académicos o la presencia de alguna enfermedad o trastorno previo, personalmente me ha servido mucho ver la ansiedad como una consecuencia.

Con el paso de los años en trabajo clínico con familias y mi propio trabajo terapéutico, me di cuenta que todos los síntomas de la ansiedad no son más que el resultado de no hacerle caso a los avisos de malestar o incomodidad de nuestro cuerpo y pasar el estrés por alto como un “estado natural” o un “modus vivendi”.

Nuestra cabeza (experta en pensar y viajar en el tiempo) está ocupada en resolver miles de cosas a la vez lo más rápido posible, acostumbrada ya a las prisas y a la urgencia, en este mundo donde se espera un montón de nosotros y donde todo el tiempo nos sentimos en una competencia por nuestra vida.

Para ilustrar éstas omisiones de nuestras necesidades más básicas, me gusta hacer la siguiente reflexión en consulta:

Estoy segura que te ha pasado que tienes muchas ganas de hacer pipi y no hay un baño cerca ¿Cierto? o qué tal cuando saliste muy temprano de casa y no desayunaste bien y por allí del medio día tu estómago empieza a hacer unos ruidos super raros y hasta vergonzosos ¿Apoco no? a todos nos ha pasado que nos decimos a nosotros mismos “…ahorita voy” o “.. nada más termino esto y ya”,  finalmente si no es “buen momento” para satisfacer nuestra necesidad biológica, nuestro cuerpo tiene la maravillosa capacidad de ponerse en pausa y “aguantarse”, pero después de ignorar la necesidad unos minutos regresan con más fuerza y es como si nuestro cuerpo dijera: “es ahorita que me atiendes o lo resuelvo yo solo (y por “resolverlo yo solo” me refiero a que descarga el contenido de la vejiga donde sea que estés o se desmaya en ausencia de “energía” para seguir haciendo funcionar el cerebro). Y es exactamente lo mismo que pasa con nuestra realidad emocional, si no es buen momento para estar tristes y llorar o estar enojados y sentar límites, pues nos aguantamos y literal, nos lo tragamos. Del mismo modo, ponemos en pausa la necesidad de la expresión y resolución de una situación que nos incomoda y como te decía antes, el cuerpo tiene la capacidad de ponerse en pausa un tiempo, pero cuando acumula demasiado las necesidades buscan la manera de hacerse notar y es donde comienzan los síntomas asociados al estrés y luego a la ansiedad”.

Progresivamente vamos perdiendo sensibilidad al malestar, nuestro umbral del dolor se amplía y de pronto ya tenemos la espalda contracturada y no sabemos porqué.

Lo que comenzó por una necesidad incuestionable por conseguir una buena calificación o un mejor sueldo, hacer un buen papel como papá/mamá o como pareja, o ser buen hermano/a, hijo/a o sobresalir en el trabajo, termina convirtiéndose en un malestar físico.

Llevamos tanto tiempo funcionando de la misma manera que nuestros cerebros se acostumbran a reaccionar. Cambiar esos protocolos automáticos de acción implica un acompañamiento terapéutico multidisciplinario donde intervienen médicos especialistas como cardiólogos, oncólogos, gastroenterólogos, neurólogos que descartan muchas enfermedades relacionadas con su práctica. Psiquiatras que con ayuda de medicamento regulan las manifestaciones propias de la cascada desorganizada de actividad cerebral y psicoterapeutas, como yo, que en nuestros distintos abordajes y especialidades, apoyamos al análisis y al trabajo cognitivo que implica “darse cuenta” de las estructuras mentales que favorecen la permanencia de los síntomas y la elaboración de nuevas herramientas para enfrentarse desde un lugar distinto a esos malestares.

Yo encontré mi casa como terapeuta en una clínica virtual llamada Desansiedad.com donde nos especializamos en el tratamiento de la ansiedad.

Por acá te dejo más información para que conozcas el abordaje que hacemos en nuestro tratamiento y algunos recursos con los que me encantaría colaborar para enfrentar la ansiedad ya sea de manera personal en tu trabajo terapéutico o en tu consulta clínica.

Referencias:

  1. Cuevas, F. “Lo primero que necesitas saber de la ansiedad”. Disponible en: https://www.desansiedad.com/libro/porque-tengo-ansiedad-lo-primero-saber.
  1. Cuevas, F. “Programa en línea: Dale alas a la ansiedad”. Disponible en: https://www.desansiedad.com/tratamiento/ansiedad-terapeutico.
  1. Cuevas, F. “¿Cuál es la mejor terapia para la ansiedad?”. Disponible en: https://www.desansiedad.com/blog/cual-es-la-mejor-terapia-para-la-ansiedad.

Lorena es Licenciada en Psicología por parte de la Universidad del Valle de México. Es especialista en el tratamiento de la ansiedad a partir de un enfoque integrativo. Trabajó durante ocho años haciendo intervención familiar desde el ámbito escolar, además de ser terapeuta online desde el 2015. Actualmente colabora con la plataforma desansiedad.com como terapeuta presencial en la Ciudad de México.

YouTube:https://www.youtube.com/channel/UCydnZmDAm50bhmf_IIhvB1g
Instagram:https://www.instagram.com/psiclorenaparedes/
Blog:https://wordpress.com/read/feeds/73898819

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: