Historia de un final (y un comienzo). Por Omar Cortés.

Lo difícil es saber despedir los sueños, 

se hayan o no cumplido, 

dejarlos volar y vivir el duelo 

cuando llega la hora de hacerlo.

Alicia Murillo Ruiz

La vida en pareja es un oficio que requiere de la maestría de los artesanos: paciencia, creatividad, apertura y mucha -muchísima- tolerancia a la frustración, como lo demuestra el filme Historia de un matrimonio, que se ha convertido en un clásico instantáneo para reflexionar acerca de la unión de dos personas que se aman.

El relato no es acerca de la relación de Nicole y Charlie, sino de su final. Es imposible no sentirse reflejado en los diálogos, en los monólogos, en los insights. En alguna parte nos diremos “yo también he pasado por eso”, “sí, me he sentido igual”, “se parece tanto a mí, que ya sé cómo va a terminar todo”, y de todos modos nos enganchamos a la trama porque nos retrata. Porque nos sirve para pensar en nuestra propia pareja y en nosotros mismos.

Ahora bien, la crisis que desata la separación no se dio por generación espontánea. Ninguna separación se da así. Si bien existe la creencia de que siempre se debe a las infidelidades, en realidad hay otros factores alrededor, como podemos ver a través de los ojos de Nicole. 

Muchas personas abandonan sus sueños en favor de la estabilidad del matrimonio. O se convierten en quien sirve, cuida o solamente acompaña a la pareja. Otras proveen pero viven con insatisfacción porque desearían hacer lo que les apasiona. O no se dan tiempo para la pareja porque las exigencias de la vida y las autoimpuestas lo impiden. 

En cualquiera de los casos, el silencio mata la relación, pero también la falta de claridad, la incomprensión. En muchas ocasiones, la pareja tiene elementos para salvarse pero hay cosas que inclinan la balanza hacia el rompimiento. 

La pareja ficticia -pero sumamente real- que tomamos para hablar del tema posee esos elementos. Rompe el corazón que aún así termine su historia juntos. ¿Por qué? Hay un rencor que va más allá de la infidelidad que sucede en la trama: Nicole ha dejado demasiado por Charlie; y él no puede ver cuánto la ha maltratado.

La traición tan sólo precipita todo. Es apenas la ofensa final, la evidencia de que para él, ella se ha convertido en acompañante, empleada, incluso nana en lugar de pareja. Luego ella se convertirá en voluntad de recuperarse a sí misma. Y él deberá rehacer su vida si quiere seguir ejerciendo su paternidad.

Lo que sucede entre ambos, nos permite preguntarnos sobre nosotros mismos: ¿cómo nos repartimos las tareas? ¿Cómo vemos a nuestra pareja (equipo, servicio, inspiración)? ¿Cómo llegar a acuerdos sin que alguno deba sacrificarse sin remedio? ¿Cómo ejercer la maternidad y paternidad?  

Porque en medio de la vorágine, alguien corre el riesgo de convertirse en víctima de guerra: Henry, el pequeño hijo de ambos. Igual que en todo quiebre de pareja, los rencores y la furia inevitable del proceso, Henry es quien puede salir con los mayores daños para toda su vida.

¿Quién no está roto, podemos preguntarnos? Y sí: todos tenemos cicatrices. ¿Eso basta para dejarse ir con todo contra la expareja? En el lado oscuro la historia, la crisis se agrava por el rol de la estructura legal, y todos se ven arrastrados hacia la confrontación. Quienquiera que haya atravesado esa ruta, sabe que el desgaste económico, físico y emocional es complicado de remontar.

En alguna ocasión, escuchaba a una abogada decir: “en la universidad nos enseñan que debemos ganar a como dé lugar; nunca a mediar para que todas las partes queden conformes”.

El sistema de justicia familiar está hecho para castigar a todo el núcleo. A ellas porque una mujer no debería desear más que ser madre y esposa, permanecer como la responsable de los pilares de la familia. A ellos porque deben demostrar ser suficientemente hombres, capaces de proveer. Es una institución diseñada para preservar estereotipos.

En manos de ese sistema, la peor condena es para los hijos porque serán prisioneros del fuego entre sus padres, divididos entre amores y lealtades, partidos por la salomónica presencia de la justicia, que lleva a los individuos que formaron la pareja a quebrarlos en pedazos.

En lugar de eso, podemos vislumbrar la historia de cualquier final puede convertirse en un comienzo, donde la pareja se reinventa en una relación distinta de dos individuos que construyen una vida nueva, sin negar el dolor de la separación.

Historia de un matrimonio no es un filme pedagógico ni aleccionador. Es un reflejo de la realidad cruda, pero igual muestra que en la misma realidad existen alternativas para convertir esa crisis de vida en una transformación nutritiva, en la que Henry tendrá dos hogares a donde llegar y aprenderá que se puede hacer algo con las emociones que no sea destruir o destruirse, aunque al crecer él tendrá sus propios conflictos. Esa es la historia de la humanidad.


Omar Cortés Reveles es psicólogo por la Universidad Autónoma Metropolitana y psicoterapeuta orientado al psicoanálisis. Cuenta con estudios en historia cultural e historia oral por el Instituto Mora. Actualmente cursa la Especialidad en Práctica Psicoanalítica: posicionamiento ético ante el dolor, por el Colegio de Saberes. Tiene cerca de 20 años atendiendo a mujeres y jóvenes que han vivido violencias. Desde hace casi una década trabaja con hombres que buscan construir relaciones sanas. Junto con su esposa, hoy desarrolla el proyecto Samsara Psicoterapia, enfocado a brindar atención psicoterapéutica desde una perspectiva de género.

Mailomarsamsara@gmail.com
Facebook/ExMachos:https://www.facebook.com/ExMachos/

Más sobre Omar Cortés : https://comunidadneopraxis.com/2019/07/05/ex-machos-hombres-que-quieren-ser-libres-por-omar-cortes-reveles/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: