¿Debe haber una postura política de la diversidad sexo-genérica en la psicoterapia? – Daniel De Gyves.

La revolución del género sigue conmocionando al mundo entero impactando paralelamente en el cariz de lo social y la subjetividad. Con todas estas resignificaciones culturales, ha sido menester analizar de manera transversal, varios ejes propuestos por distintas políticas que intentan albergar un mundo donde la diversidad sea posible y de las cuales, llegan a la psicoterapia.

Para esto, la ciencia y el academicismo, han sido instrumentos claves utilizados para posicionarse moralmente dándole continuidad a establecer el orden social del género, donde la psicología con sus distintas ramificaciones, no ha sido exenta al participar y externar un saber sobre la homo/lesbi/bi/transexualidad.

Por muchos años, la psicología atada a un rigor científico, ha recurrido a prácticas punitivas e indiferentes obliterando el deseo y el transitar en la disidencia de la corporalidad en los seres humanos. Casos como lo fue la lobotomía, en donde los sujetxs, eran obligados por medio de la fuerza física a recurrir a esta práctica quirúrgica y que, a pesar de ser un método relativamente objetivo en el siglo XX,  la psicología debía circunscribirse para trabajar con muchos casos relacionados con lo “anormal” dejando secuelas profundas en la vida del individuo. Otros ejemplos se encuentran en el mecanicismo, funcionalismo, positivismo y hasta el mismo psicoanálisis que intentaban  extraer en varios de sus fundamentos al dilucidar impositivamente un saber sobre la conducta humana, legitimando discursivamente el ostracismo para quienes no cumplían con los marcos sociales normativos.

Actualmente se encuentra una psicología más crítica y propositiva al respecto con intervenciones de muchas corrientes, donde se contemplan las emociones, el deseo y la singularidad del sujeto; sin embargo, existe todo un posicionamiento moral por parte de varios psicólogxs clínicos, psicoanalistas y psiquiatras al pronunciarse en contra de lo que se denomina  “ideología de género” recurriendo a muchos discursos religiosos, conservadores y hasta científicos para detractarse de postulados epistemológicos que defienden la existencia de la diversidad sexo-genérica y la crítica de contemplar la perspectiva de género en la psicoterapia.

De esta manera, deambula actualmente una práctica perniciosa por parte de muchos pseudoespecialistas al intervenir por medio de (ECOSIG) que son los “Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género” recurriendo a muchos de los discursos anacrónicos que continúan tipificando como anormales, inmoralxs y enfermxs a la diversidad sexo-genérica. Muchas de estas intervenciones van desde el aislamiento social, violaciones correctivas, medicalización de los cuerpos, violencia familiar y muchas otras injerencias de conversión que prometen curar la homosexualidad para desarrollar su heterosexualidad.

A pesar de que la OMS ha prohibido estas prácticas, existe mucha reticencia por parte de especialistas en el gremio que siguen extrapolando varias de estas nociones en su práctica clínica, por lo que considero relevante reflexionar ¿Es importante tener una postura al respecto dentro de la clínica? ¿La psicoterapia debe estar al tanto de toda esta reformulación del género? ¿Qué implicaciones tiene esta política de inclusión en nuestra práctica clínica?

En este día del orgullo, conviene mencionar los avances y evoluciones que hemos tenido dentro de la epistemología en la psicoterapia. No olvidemos que este pasado 17 de mayo cumplimos 30 años en haber eliminado la homosexualidad como patología dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) siendo un día emblemático al demostrarse públicamente que no hay nada que curar. Gracias a este avance, existe toda una política cultural que ha ampliado las nomenclaturas dentro del acrónimo LGBT + para reivindicar cada una de las posturas identitarias que han sufrido discriminación y culminar con los rezagos sociales.

Con ayuda de esta visibilización, la homo/lesbo/bi/transfobia son elementos que nos han ayudado a mencionar las prácticas punitivas que intentan disciplinar la vida de los sujetxs, cuestionando el papel de todxs al crecer con la normalización e interiorización de prácticas que violentan a las individuos y debemos tener cuidado de yuxtaponerlas en nuestra escucha posicionándonos desde un supuesto saber.

Esta intervención ha traído reticencia dentro de la cofradía al decir que atenta contra la singularidad y el individualismo, oponiéndose al mismo tiempo a varias aproximaciones posmodernas y hermenéuticas. No obstante, recordando la complicidad que ha existido por siglos donde  la diversidad sexo-genérica ha sido marginada y reprimida en los espacios públicos y privados; es preponderante la participación desde el ámbito político para acrecentar la movilidad psíquica de los individuxs al proponer otras categorías identitarias, donde el concepto de identificación se convirtió en un mejor uso para respetar el discurso y el sentir del sujetx.

Por esta razón, debemos conocer los antecedentes y la deuda histórica que tenemos con la diversidad sexo-genérica entreverando los avances epistemológicos dentro de la psicoterapia; por lo que nuestro posicionamiento ético es importante  al contemplar el sufrimiento que se ha justificado socialmente por siglos y que no eran considerados dentro de la terapia hasta hace poco, aunado  a conocer los factores psicosociales que persisten en este desenvolvimiento social hostil con las diversidad.

Independientemente del enfoque psicoterapéutico que utilicemos, nuestro punto de enunciación es importante no sólo para dejar de perpetuar los sesgos heteronormativos, sino para auspiciar una escucha que no se vea estereotipada o impositiva reconociendo la individualidad, situacionalidad y el afecto. No sólo evidenciemos lo peligroso que son las prácticas de conversión, también el reconocimiento de la riqueza de la diversidad generando agencias de responsabilidad y ética al estar dentro de nuestros consultorios y compartiendo espacios al dialogar con otrxs colegas.


Este texto se hizo en colaboración con Enfoque LGBT +, un grupo de especialistas que ofrece servicios de psicoterapia, talleres y consultoría

Contacto:

Correo: enfoquelgbt@gmail.com
Teléfono:554378-4553
Facebook:https://www.facebook.com/enfoquelgbt2019
Instagram:https://www.instagram.com/enfoquelgbt/
Twitter:https://twitter.com/enfoquelgbt

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: