Transeúntes perdidos en su sombra: Luz en el psicoanálisis – Elí Ganem

Ilustración realizada por Elí Ganem Kuri

[Vemos el bosque más que los árboles cuando entre los árboles se observa la luz, analogía a la psicoterapia psicoanalítica. ]

Cada analista tiene su propia analogía sobre la terapia que implementa. La cual, en su mayoría la expresa en las entrevistas a los pacientes que dejan notar sus miedos, incertidumbres y diferentes ideas con respecto a la psicoterapia. 

La mía la conocí siendo aún estudiante de Psicología…

Una noche, como cualquier otra, saque a mi perro a uno de sus paseos habituales del día. Sin razón conocida, el parque estaba completamente oscuro esa noche y las únicas que tenían luz, eran las calles que lo rodeaban. 

Mientras caminaba por las orillas veía hacía el parque fijamente, estaba impactada de lo oscuro que se veía. Pensaba en lo peligroso que aparentaba y a pesar de ser un lugar que conozco a la perfección, me dio miedo. Generé muchas ideas y fantasías, referente a “¿Qué podría pasar si entraba ahí?”, y con las ideas vino la incertidumbre.

Mi perro decidió entrar, pues instintivamente no percibió peligro, yo entre con él. Para mi sorpresa, estando dentro, todo se vuelve nítido, sobre todo, seguro. Quedé sorprendida por las diferentes percepciones que tuve de un mismo lugar,  por sólo haber cambiado de perspectiva. Desde adentro, no existía la completa oscuridad, había claridad, sumándole la luz de afuera que podía verse a lo lejos. Al igual que se veían los caminos para llegar allá.

Mientras vivía esta experiencia corta; mi mente, mis asociaciones, mi estructura de pensamiento no pudo evitar pensar en mi análisis y las diferentes ideas que he escuchado de la gente con respecto a la terapia psicológica o psicoanalítica. Sobre todo esas falsas ideas que llenan de angustia y temor a la persona que las vive, evitándose buscar, a toda costa, ayuda psicológica. 

Percibo que muchos que no estamos psicoeducados, tenemos la falsa idea de que adentrarnos a nuestra mente puede dejarnos atrapados en lo más guardado de nuestro ser, pensándola concretamente como un pozo sin salida. Pero la mente no es el hueco del cual no puedes salir. 

Para mí, la mente sí es una tierra desconocida con senderos y árboles que pueden desubicarte, incluso con seres que desconocemos, o imágenes que nos asustan, pero tres cosas más importantes. La primera, es que uno no entra solo. Entra con un guardabosques, especialista en tierras desconocidas, en segundo lugar,  siempre hay luz, y tercero y último, con ello muchas salidas que te conectan a la realidad nuevamente.

Ví el parque como un bosque enorme, sin salida y completamente desconocido. Le agregué temores que no tenían motivo ni razón de existir. En lugar de ponerme a pensar que conozco cada árbol, cada camino y sé quiénes están ahí adentro. 

La terapia puede ser eso. Durante entrevistas o incluso antes, uno puede considerar el análisis como el parque oscuro y peligroso que yo vi. Pero cuando se decide adentrarse junto con un experto, se podrá ver que nunca es como cuando lo ves por fuera. Habrá espacios oscuros, eso es definitivo, pero con orientación experta, uno saldrá de ahí de nuevo a la realidad. 


Sobre la autora:

Elí Ganem es mexico-libanesa y tiene 27 años. Es Licenciada en Dirección de Arte  por Miami Ad School (México-Madrid). Actualmente estudia la Licenciatura en Psicología por el Centro Eleia. Asimismo cuenta con un diplomado en “Femenino – Masculino”, por el Centro Eleia. Es una apasionada en el Psicoanálisis, la Mente Criminal, las Leyes, la Arquitectura, el Diseño, el Arte, y los árboles. Pinta desde hace 10 años por lo cual busca implementar el arte y la psicología en sus actividades. Desea ser una psicoanalista integral.

4 comentarios sobre “Transeúntes perdidos en su sombra: Luz en el psicoanálisis – Elí Ganem

Agrega el tuyo

  1. La parábola del bosque, el pensamiento, la mente y el laberinto de lo inesperado, generando miedo…conducido por el profesional de la Salud emocional, nos ubica en una congruencia de certeza, seguridad y valor..gracias psicóloga Elí Ganem..hoy por hoy los profesionales de su materia, nos acompañan a salir del bosque oscuro y ver la luz!!!

    Me gusta

  2. Estamos con nosotros mismos todo el tiempo. E irónicamente, hay veces que sólo conocemos ese bosque oscuro de nuestra propia mente, desde una misma perspectiva: desde afuera. Hasta que decidimos hacer esa incursión, maravillosa y terrible, que siempre nos aporta nuevos y bellos escenarios que serán valiosas herramientas de vida. Mi reconocimiento y gratitud a quienes generosamente nos acompañan en esos recorridos. Excelente analogía.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: