Nuevas enfermedades… ¿del alma?

Texto elaborado por Elí Ganem y Andrea Olmos

“En tiempos hipermodernos, ¿Sigue existiendo el alma?”

Continuando con nuestra aclamada actividad #DeColegaAColega, quisimos charlar sobre uno de tantos temas polémicos dentro de la práctica clínica y la sociedad en general. En esta ocasión, fue direccionado en pensar en el contenido digital y la búsqueda insaciable del placer inmediato, lo cual nos puso a reflexionar sobre nuevas enfermedades. Para este conversatorio, que mejor que el psicólogo y psicoanalista Juventino Hernández al presidir desde su expertise en el tema poniendo sobre la mesa el contexto y algunas de sus interesantes reflexiones.

A lo largo de los años, la tecnología e internet han evolucionado precipitosamente, revolucionando la forma en la que interactuamos y nos relacionamos con nosotrxs mismxs. Y aunque hoy en día nos brinda facilidades, también nos lleva a problemas en otras áreas; por ejemplo, en la parte emocional y mental, como podría ser el volvernos seres hedonistas, acaeciendo que pensamos únicamente en el “aquí y ahora” dificultando al mismo tiempo en pensar en un después. Así que cuando tenemos algo que interfiere en el presente, corremos el riesgo de perder la capacidad de control sobre nuestra vida en esos momentos. 

El hecho de que todo se solucione mediante internet, nos lleva a ser conscientes de una única solución, por lo cual, cuando tenemos conflictos de falla de conexión, nuestro mundo se detiene y con él, nuestro pensamiento. 

El psicólogo y psicoanalista Juventino Hernández, aborda la idea de que nos presentamos ante el mundo de dos maneras: La parte del Ser sociable y la parte del Ser íntimo. En esta primera idea, él plantea que en redes sociales compartimos aspectos que pueden ser entendidos y considerados por otros, mientras que, en términos privados, se recurre a la búsqueda individual en ciertas plataformas de indagación, consumiendo contenido de corte sexual u otros que describan más de nuestra personalidad. Y es el big data o la nube la que tiene este conocimiento extenso de nuestra persona, por consiguiente, en ocasiones es mucho mayor al que tenemos nosotros mismos, por lo que es válida la pregunta ¿Seguiremos teniendo alma?. 

Para fines del tema sobre la salud mental, hace la comparación con la industria farmacéutica, puesto que para brindar medicamentos que funcionen, es fundamental que tengan conocimiento exhaustivo de cómo operan las neuronas, similar a lo que haría el big data con lo que constantemente buscamos, produciendo ambos una sensación de control artificial al momento de su consumo. Entonces nos cuestiona,  ¿será que necesitamos del alma? O ¿Bastará con lo que ya existe para comprender nuestras acciones?

El psicólogo está inmerso en el estudio del alma, por lo que es fundamental adentrarse y tener contacto con las diferentes esferas de la vida que en conjunto repercuten en la psique del paciente. Por esta razón, es común que los individuos lleguen al consultorio debido a la sensación de incompletud aún cuando todo marcha bien. Al igual que presentan una incapacidad en el pensamiento, puesto que éste se atrofie debido a la simplificación y concretización derivado de las redes sociales, por lo que llegan buscando a un Otro que les dé su apartado de pensar. 

Fuera de la consulta, el mundo occidental ofrece herramientas desde la inmediatez, como pueden ser los diferentes placebos existentes que dan tranquilidad momentáneamente y, desde la parte digital, tenemos el excesivo consumo. Un ejemplo son los memes que por su formato no implican un proceso de pensamiento, pero desde su poca información agregada, te hacen sentir comprendido.  Mientras que dentro de la práctica clínica, el manejo es distinto; por lo que Juventino propone la vuelta al impulso creativo como una posibilidad de reactivar la capacidad de sublimar los deseos. 

Antes de finalizar, agregaremos lo que para el psicoterapeuta Juventino, serían las nuevas enfermedades del alma:

  • La caracteropatía narcisista. Son personas que se muestran con una dicha extravagante de sí mismos, aunque en el fondo ocultan un profunda carencia de amor, inicialmente del materno; la cual es distorsionada de tal manera que no queda amor para sí mismos pero sí una falso self muy fuerte que en el cual se muestran como personas grandiosas. 
  • Las personalidades falsas. Son aquellas personas que se adaptan de manera fingida con una posible hostilidad que mantienen reprimida, al igual que su originalidad; dando como resultado, personas que se presentan como parte de la sociedad. 
  • Los normópatas. Son personas que de igual manera presentan hostilidad. A diferencia de las anteriores, estas obtienen un éxito total en su vida. Sin embargo, son incapaces de expresar su vivencia subjetiva. El nivel íntimo y humano les es negado porque no suelen participar en ello. 
  • Los “como sí”. Son las personas que se dan a conocer por su gran amabilidad y actitud cooperadora pero ya que está disfrazada por una psicopatía o agresividad. También se caracterizan como personas que les falta algo y no se sienten vivas.
  • Las condiciones psicosomáticas. Son aspectos que no tienen un origen en lo biológico y químico, sino en lo mental. Para las personas que las viven, tienen una incapacidad de utilizar la herramienta del lenguaje, recurriendo inconscientemente a simbolizar con su cuerpo. 
  • Y los límites. Son personas que sufren por una difusión de la identidad, no tienen claro quiénes son, por lo tanto, les cuesta mucho describirse a sí mismos. Estas personas no necesitan del Otro para que les expliquen quiénes son y qué tienen. 

Para concluir, es necesario que estas personas apuesten a expresarse desde su propia subjetividad, logrando que crean y vean el espacio terapéutico como un escenario para la creación de la vida psíquica. Asimismo, considerar pertinente el poder prestar atención al propio aparato de pensar. Y con ello, las propias fantasías para expresar y ayudar lo psíquico: Que el paciente con el proceso, pueda comenzar por medio de las palabras, la asociación libre y más herramientas psicoanalíticas para hacer una masa de entendimiento y expresión que pueda compartir con Otros y él/la/le mismo.


Sobre las autoras:

Andrea Olmos, tiene 22 años y actualmente estudia la Licenciatura en Psicología por Centro Eleia. Cuenta con un diplomado en “Embarazo, Parentalidad y Vínculos Tempranos” impartido por el Centro Eleia. Su visión es hacer su clínica especializada con niños y adolescentes. Entre otras cosas disfruta escuchar música, asistir a conciertos, tomar fotografías, leer y escribir.

Elí Ganem es mexico-libanesa y tiene 27 años. Es Licenciada en Dirección de Arte  por Miami Ad School (México-Madrid). Actualmente estudia la Licenciatura en Psicología por el Centro Eleia. Asimismo cuenta con un diplomado en “Femenino – Masculino”, por el Centro Eleia. Es una apasionada en el Psicoanálisis, la Mente Criminal, las Leyes, la Arquitectura, el Diseño, el Arte, y los árboles. Pinta desde hace 10 años por lo cual busca implementar el arte y la psicología en sus actividades. Desea ser una psicoanalista integral.

Sobre el ponete:

Juventino Hernández es psicoterapeuta de orientación psicoanalítica. Se especializa en atención a adolescentes y adultos jóvenes. Es egresado en la Maestría en residencia en psicoterapia para jóvenes por parte de la UNAM. Cuenta con varios diplomados y certificaciones en Tratamiento psicoanalítico de TLP, Psicoterapia Centrada en la Transferencia, Terapia Breve Psicodinámica y de Terapia Racional Emotiva. Cuenta con amplia experiencia trabajando con adolescentes en situación de abandono y población de bajos recursos

Contacto:

juvehdza@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: