“No hay una manera de ser madre…” Para pensar en la(s) maternidad(es).

Por Andrea Olmos y Elí Ganem

El tema de las maternidades está presente en todos los espacios sociales, por esta razón, se entrevistó a la Psicóloga Daniela López para hablar al respecto. Ella es psicoterapeuta con Perspectiva de Género y de la Diversidad Sexual, especializada en temas como ansiedad, depresión, violencia sexual e intrafamiliar, teniendo aproximaciones constantes en el tema que la convoca. 

En Daniela surgió el interés por compartirnos su conocimiento debido a experiencias en su vida personal y la situación  actual en el mundo, específicamente  en México ya que profesionalmente se ha percatado que el tema de las Maternidades está poco abordado y el conocimiento teórico que hay no va a la par con las exigencias e incertidumbres de sus pacientes. A pesar de no ser madre primeriza, reconoce que cada embarazo se vive con una mirada distinta estriba a que sus dos experiencias han sido desiguales debido a los ámbitos sociales y culturales, razones que nos orillaron con la pregunta principal ¿Qué son las maternidades? 

Para empezar, hace una primera mención a no discriminar la posibilidad biológica como una única posibilidad para reconocer a una mujer como madre. Confirma el gran valor del deseo, la motivación y la madurez de aquellas mujeres que buscan el ser madres y biológicamente no pueden serlo. 

El momento en el que nos cuestionamos sobre ¿Qué son? Socialmente, damos por hecho que la única experiencia de serlo, es a través de dar a luz, omitiendo por completo el trabajo que conlleva el parto, el trabajo y la entrega; además del postparto hacia el resto de la vida tanto del bebé como de la mamá; aglutinando el acompañamiento y soporte que necesita la madre para que pueda ser/fungir como sostén emocional  del bebé.

Continuando con la entrevista, la terapeuta nos comparte que la “capacidad” de ser mamá se ha romantizado, puesto que los temores, las incomodidades, y los cambios en la estructura tanto mental como física, son temas de los que nadie habla, considerándolo como escisiones, más que negaciones. Al sentirse poco escuchadas, atendidas, o acompañadas se preguntan ¿Seré buena madre? Desvalorizando ellas mismas el temor que tienen  de traer un bebé al mundo en las condiciones en las que estamos actualmente.

Asimismo, comparte su experiencia clínica en donde sus pacientes mujeres presentan la presión social de ser madres. En este camino, se ha encontrado con diferentes opiniones y vivencias al respecto; sobre todo con ideas introyectadas de mucho tiempo atrás; por ejemplo: “Si no se es madre, la mujer se quedará sola cuando sea mayor”, “si no eres madre, eres mala mujer”, “te faltará una pieza en tu vida”, “fracasaste como mujer”; aún cuando cada una de sus pacientes tiene una personalidad diferente y distintos motivos de consulta.

Cabe destacar que también nos compartió el papel de los hombres en las maternidades al decir que no es únicamente tema de mujeres “Se necesita a la pareja sin importar la orientación sexual”, pues ella considera con base a investigaciones que tanto parejas homosexuales como heterosexuales maternan por igual: “No es una cuestión únicamente de las mujeres, la pareja debe formar un equipo que funcione para el cuidado del bebé”… “Es necesario involucrar al papá durante toda la gestación, […] permitir e invitar a que participe en las consultas, elecciones y decisiones con respecto al bebé”. Ya que de esta manera ellos pueden empezar a generar el vínculo y prepararse para la llegada.

 “Para poder pensar que tanto mujeres como hombres tienen un papel importante en la maternidad, se deben abarcar los temas de las masculinidades y paternidades activas”. 

El apoyo del padre al momento de tener un recién nacido, es  importante para la recuperación de la mujer desde alternar los cuidados y los tiempos. Una manera en la que Daniela encontró una posibilidad para generar el vínculo entre el bebé y los demás integrantes de la familia fue el ”porteo” que consiste en colocar en el  rebozo al bebé, permitiendo tenerlo consigo misma. Si todos los integrantes de la familia lo utilizan, el bebé se acostumbra a los latidos de los diferentes corazones; eso lo arrulla, y no es tan abrupta la separación entre la mamá y el bebè. 

Otro método utilizado por la terapeuta para mejorar el vínculo consiste en que si el bebé llora, se debe atender enseguida y que en ello, tanto el padre como la madre participen generando un apego seguro y un vínculo con los miembros, no únicamente con la madre. 

Sobre todo es importante no permitir el bombardeo de información y comentarios por parte de otros familiares ya que se debe tomar en cuenta que cada bebé es distinto, y dar información de más puede confundir o generar conflictos en el equipo de  los padres.

Sin embargo, también comparte como la división sexual del trabajo es uno de los principales problemas a los que se enfrentan como padres después del nacimiento del bebé, esto debido a que a las madres si les dan incapacidad y a los padres no, lo que puede llegar a generar alguna complicación en el vínculo temprano. 

En la práctica clínica, los psicólogos constantemente se enfrentan a comprender a profundidad a cada uno de los pacientes. Específicamente en el tema de las maternidades, toca acompañar a cada una de las futuras madres y también a las mujeres que deciden no serlo. Es importante hacerles ver que el hecho de ser mamá no devalúa todo lo demás que ellas son, no deben dejar perder su identidad. No olvidarse de una misma.

Cada paciente será diferente y como especialistas de la salud mental debemos detenernos y cuestionarnos, trabajar desde la perspectiva de género, abrir nuestro panorama y pensar que no todas las mujeres que llegan a terapia quieren lo mismo; no dar por hecho que todxs son heterosexuales, sensibilizarnos a no romantizar la maternidad, ni la lactancia, y entender la realidad de cada una de esas mujeres. Dejar que cada una decida sobre su cuerpo. Como especialistas hay que comprometerse a seguir informándose de manera continua ya que no hay nadie que brinda una atención tan amplia.

Por otra parte, al informarnos y conocer sobre estos temas, nos enfrentamos al inevitable choque entre el conocimiento que adquirimos y las ideas tradicionales que hay en la sociedad. Por ejemplo, con la tradicional fiesta del baby shower, Daniela se enfrentó con los cambios en su manera de ver y percibir la fiesta, incluyendo a su esposo en esta dinámica que se pensaría “sólo es para mujeres”, problematizando al mismo tiempo el tema de los colores al decir que sea cual sea el sexo del bebé, cualquier color puede ser representado, al igual que con los juguetes: “No hay juguetes de niño ni juguetes de niña, solo son juguetes”. Sin embargo, le parece importante y parte de la educación generar diálogos con los niños y niñas con respecto a cómo se llaman sus órganos.

En cuanto a otros tipos de maternidades como lo son los vientres subrogados,  ha sido un tema controversial, mientras muchxs lo ven como esclavizante, otrxs lo ven como un derecho. Existe actualmente un debate para proteger a estas mujeres que están subrogando para familias homoparentales o heterosexuales. 

No olvidamos tomar en cuenta las realidades acerca de otras culturas, sobre todo en temas de religión, ya que en la práctica clínica, llegan mujeres que no quieren seguir teniendo hijos pero debido a la religión que profesan, no pueden utilizar métodos anticonceptivos y siguen teniéndolos. Incluso, hay quienes se ponen en estado crítico y se interviene médicamente al ser riesgoso que sigan teniendo hijes, lo que genera conflicto con los familiares porque se molestan. Ya que son “Los hijos que Dios te mande”…

Antes de finalizar, la terapeuta Daniela pone sobre la mesa el tema desigual que circunscribe a los hombres a diferencia de las mujeres frente a la maternidad. Todo resulta diferente si es el padre quien no quiere hacerse responsable del hijo al no ser juzgado ni cuestionado, “simplemente no quiere y ya”, ¿pero qué sucede si una madre abandona a los hijos?.. “¿ya debe ser la peor?”.

Por último, comparte que la maternidad se romantiza tanto que las mujeres nacemos con la carga de “eres mujer tienes que reproducirte” por lo que la terapeuta se pregunta ¿Dónde queda la decisión? ¿Lo queremos? ¿Estamos listas? ¿Tenemos el tiempo?, ¿la economía? Es una responsabilidad de no tomarse a la ligera, el ser mamá. 


Sobre las autoras:

Andrea Olmos, tiene 22 años y actualmente estudia la Licenciatura en Psicología por Centro Eleia. Cuenta con un diplomado en “Embarazo, Parentalidad y Vínculos Tempranos” impartido por el Centro Eleia. Su visión es hacer su clínica especializada con niños y adolescentes. Entre otras cosas disfruta escuchar música, asistir a conciertos, tomar fotografías, leer y escribir.

Elí Ganem es mexico-libanesa y tiene 27 años. Es Licenciada en Dirección de Arte  por Miami Ad School (México-Madrid). Actualmente estudia la Licenciatura en Psicología por el Centro Eleia. Asimismo cuenta con un diplomado en “Femenino – Masculino”, por el Centro Eleia. Es una apasionada en el Psicoanálisis, la Mente Criminal, las Leyes, la Arquitectura, el Diseño, el Arte, y los árboles. Pinta desde hace 10 años por lo cual busca implementar el arte y la psicología en sus actividades. Desea ser una psicoanalista integral.

Sobre la especialista:

Daniela López es Psicóloga especializada en mujeres que han vivido violencia de género. Actualmente es activista en pro de la comunidad LGBT + junto a su hijo y esposo con quien ha creado un equipo de trabajo llamado Samsara-Psicoterapia.

Contacto:

Facebookhttps://www.facebook.com/samsarapsi/
Youtubehttps://www.youtube.com/channel/UCl70hDds4fsZ-k7_0h9kxsw

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: