Entre el amor y los límites de la educación en niños y adolescentes

Texto elaborado por María Amalia Flores Hernández

Este texto gira en torno a una de las tareas que  han sido  encomendadas a la mayoría de los padres: La formación de sus hijos, ya que tiene que ver con los valores morales que practicamos a diario y los cuales son el ejemplo vivo para los niños. Bajo este contexto ¿Cuáles deberían ser las reglas, hábitos y límites que debería llevar la educación? ¿Qué significa amarlos e instruilos con responsabilidad?

Cabe destacar en los niños que mientras sus habilidades para formar una opinión se están desarrollando, lo necesitan para mantenerse seguros y a salvo al establecerles límites claros respaldados por  consecuencias firmes. No obstante, la disciplina es una herramienta básica en la  formación de cualquier persona responsable y estable, así que es muy importante tener  normas y límites bien definidos y exigir que todos los respeten. (ALAVA, 2010)

Hoy en día vivimos en una sociedad permisiva, en la que educamos a los niños en sus derechos, olvidando a veces, sus obligaciones. Para estola familia es una de las  principales influencias socializadoras de niños y adolescentes; en ella se adquieren  valores, expectativas, pautas de conducta; aprendemos a  colaborar, compartir, respetar las reglas, afirmar la verdad y distinguir lo que está bien  de lo que está mal, porque los principales educadores son los propios padres. La huella  que ellos dejan en sus hijos es innegable. En este sentido, tanto padres como hermanos sirven como modelos de comportamiento “apropiado” o “incorrecto”, reforzando y castigando la conducta de las personas.

(Pitágoras, 497 a.C.) Mencionaba: “Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el  alma para las dificultades de la vida”. Por lo cual tenemos que comprender como  evolucionan nuestros hijos, así como sus necesidades que requieren cubrir en las diferentes etapas de su desarrollo. Ya que para crecer de forma equilibrada y conseguir  llegar a ser personas maduras, todos necesitamos cubrir una serie de necesidades  psicosociales y psicoemocionales desde el mismo momento del nacimiento.  La primera de ellas es la necesidad de confianza y amor en las personas que nos  rodean, como menciona Erikson en su teoría psicosocial.  

Pero, ¿qué significa amarlos y educarlos con reglas, límites y hábitos? Debemos  reconocer que amar a nuestros hijos es parte de conocer su personalidad en cada una  de sus actividades cotidianas como individuos con derechos y obligaciones, reconocer  que son vulnerables, dependientes de la protección y la guía del adulto; necesitan formar un buen autoconcepto que los lleve a formar una autoestima positiva, así como  también aceptación, seguridad, confianza y compañía.  

El amor de los padres, supone capacidad de entender que no se comportan, no  desean, no piensan, no responden como adultos, sino que, por el contrario, en cada  una de sus expresiones vitales, son solo personas en desarrollo. Por eso, amarlos implica  respetarlos como seres humanos; ser responsables para acompañarlos de forma  afectuosa en cada etapa de su desarrollo, para la construcción de un adulto respetuoso,  creativo, sano y feliz. 

Ninguna de las tareas de la paternidad es más difícil que la disciplina. El ejercicio de  ésta, se da en medio de una convivencia diaria, en ocasiones difíciles y en algunas otras  dolorosas, pero es indispensable para orientar al niño y/o adolescente, para ayudarlos a  lograr sus objetivos y ejercer la autonomía.

Los límites juegan un papel importante en diferentes aspectos de la vida, pero es en la  familia donde se inicia a través de una adecuada y sana crianza de los hijos. En  algunas ocasiones escuchamos decir que se habla con ellos, que se reprenden, que se  castigan, y que la mayoría de las veces nada de esto nos funciona.  Es importante diseñar una serie de estrategias, las cuales permitan instruir y contribuir  de una manera apropiada a la formación de límites, hábitos y conductas, para la  instalación de conceptos como seguridad, educación, convivencia y actividades  sociales sanas y responsables. Analizar las diferencias y relación encontradas en ambos (padres e hijos) para plantear  las estrategias a seguir y reforzar con normas claras, estrictas y responsables en cada  uno de los integrantes de la familia.  

¿Se debe ser autoritario, estricto o permisivo? Al caer en situaciones extremas,  podemos llegar a dañar el autoconcepto, la autoestima y por ende el crecimiento y el  desarrollo del niño y/o adolescente. El exceso de normas o límites estrictos  pueden desmotivarlo y de esta manera no aceptará ninguno. Al ser permisivos  excesivamente, tendrá como consecuencia niños exigentes, con poca tolerancia a la  frustración, nada agradecidos, con dificultad cada vez mayor para aceptar negativas y  con poca aceptación social o incluso rechazo. Pero el amor, no es suficientes para  educar, debemos agregar el buen ejemplo y la motivación con dosis de autoridad y  límites. 

Por ejemplo, si el niño y/o el adolescente no limpia su cuarto, no levanta su ropa, no  guarda en su lugar sus juguetes, etc; de su dormitorio antes de dormir o cuando se le  pide, la consecuencia será que los recogerás tú y será castigado.  Si conoce la norma y las consecuencias de su incumplimiento, será la que elige qué  hacer, y será la responsable de lo que ocurra.

Es importante conocer la personalidad de nuestros hijos, como aprenden de lo que ven,  cuáles son sus influencias, etc. Si piden algo, y los padres responden con coherencia,  un sí o un no hasta el final sin ceder, o bien con razonamiento o una negociación,  también hasta el final, aprenderán que las reglas se cumplen, y ello les ayuda a  escucharlo y a imaginar qué les pasará luego. En este caso los padres controlan y ellos  conocen la norma, eso les da seguridad. Educamos en control y sin chantajes. (ALAVA,  2010) 

Nuestra responsabilidad como padres, como hemos visto, debe dar respuesta a estas  dos necesidades, afecto incondicional bien manifestado, junto a límites y normas  claras. Sólo con estos dos ingredientes bien combinados podremos garantizar que  nuestros hijos estarán preparados para integrarse en la sociedad y encontrar su  particular camino a la felicidad. 

Para finalizar, conviene subrayar que todos cometemos “errores” en el proceso de educar, así es como aprendemos, y cuando su hijo lo haga, de seguro te enojarás, pero controla tus emociones.  Recuerde no hacer “amenazas” vacías o perderás la credibilidad. Tómate un tiempo  para tranquilizarte, luego dile de forma calmada lo decepcionado, enojado o  frustrado que estás. Sus sentimientos pueden ser un gran motivador para ellos. Y al  final, recuerda su acuerdo y refuerza solamente las consecuencias de las que hablaron,  sin sorpresas. Cuando las cosas están yendo bien, que es lo que ocurrirá la mayoría  del tiempo, asegúrate de decirle que lo has notado. A todos nos gusta que nos feliciten,  que nos den las gracias o que nos halaguen.


Bibliografía

ALAVA, M. D. (2010). EL NO TAMBIÉN AYUDA A CRECER, ESCUELA  PRACTICA PARA PADRES. LA ESFERA DE LOS LIBROS.  

URRA, J. (2004). ESCUELA PRACTICA PARA PADRES. LA ESFERA LIBROS. 

URRA, J. (2006). EL PEQUEÑO DICTADOR. LA ESFERA LIBROS.  


Amalia es Psicóloga por la Universidad de Ecatepec. Cuenta con una especialidad en Terapia Cognitivo Conductual aplicada a la Tanatología Clínica por parte de la Asociación Mexicana de Alternativas en  Psicología – AMAPSI, además de tener una Maestría en Docencia por la Universidad Etac. Se ha dedicado a la psicoterapia trabajando con niños, adolescente y adultos individualmente con diversas problemáticas de conducta, escolares, familiares y de duelo. Actualmente trabaja de manera multidisciplinaria en el área de la salud con otros
especialistas.

Contacto:

Facebook:https://www.facebook.com/Psicoterapia27/
Correo:psicamyfh@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: