¿El amor es incondicional?

Texto elaborado por Andrea Olmos

La familia es el primer entorno en el que nos desenvolvemos, no existen familias perfectas y por ello considero importante hacer consciencia de un tema complicado que es el romantizar las relaciones familiares. Romantizar tiene un impacto en la vida psíquica de las personas, no es sencillo aceptar que la familia puede llegar a ser lo que te resta la paz, la tranquilidad o lo que te mantiene en constante angustia. Sin duda salir de esta dinámica puede ser complicado pero ¿cómo hacemos para ser conscientes de que estamos romantizando a nuestra familia? ¿Alguna vez te han hecho creer que alguien de tu familia se merece un lugar en tu vida y en tu corazón aunque te haya lastimado? ¿Se debe amar incondicionalmente?

Seguro has visto anuncios donde lo primero que aparece es una familia feliz, sin problemas o en sana convivencia. Pero qué difícil y qué real no lograr identificarse con lo que debería ser según la publicidad, la cultura, la sociedad e incluso con lo dicho por los mismos miembros de la familia: “ya no peleen, debes perdonarla porque es tu mamá”, “son hermanos, no se pueden llevar mal”, “independientemente de lo que haga es tu papá y debes respetarlo”, “la familia siempre estará para ti”. Como esas frases existen muchas otras que aluden a que las relaciones familiares deben vencer cualquier situación. Sin embargo, resulta imposible que las relaciones pasen cualquier adversidad, más cuando de por medio se encuentra el bienestar mental de alguien.

Forzar las relaciones no resuelve los conflictos pero sí genera ataduras, inseguridades y enojo.

Al comenzar a cuestionar acciones de algún familiar que te provocan incomodidad, la solución en el mejor de los escenarios sería hablarlo o de ser necesario alejarse; sin embargo, esa solución suena utópica cuando lo que realmente sucede es que comenzamos a sentir una carga mental y la situación se apodera de los pensamientos. Es ahí cuando la presencia de esta persona en tu mente puede hacer que te sientas culpable debido a que cuando intentas alejarte de esta relación se generan problemas en la dinámica familiar en la que se juega tu confianza con los otros y contigo mismo; a veces las personas pueden asumir que el que está mal eres tú por no perdonar y aceptar incondicionalmente a esa persona que te lastima.

Incluso el alejarte para sentir paz lo toman como una actitud ofensiva, hay quienes llegan a utilizar manipulación moral y de esta manera te hacen entender que les debes algo, como si hubiera una cuenta a pagar, debido a que no estás aceptando participar en el trato implícito que lleva años persistiendo en la familia. No te fuerces a perdonar todo, es necesario comprender que no podemos cambiar las actitudes de otros hacia nosotros, pero en ocasiones sí podemos elegir cómo enfrentar o reaccionar a eso que no nos gusta.

Para los que hemos emprendido la búsqueda interna sobre nuestra historia sabemos que hay ocasiones en las que nos topamos con información de nuestro pasado o de la historia familiar que más que aportar al autoconocimiento pueden volverse una carga. Es aquí cuando podemos notar la trascendencia que pueden llegar a tener nuestros actos y los de otros en nuestra vida o la vida de alguien más. Sería bueno que en algún momento de tu vida te preguntes: ¿Tu familia cómo ha influido en tu salud mental?


Sobre la autora

Andrea Olmos tiene 22 años y actualmente estudia la Licenciatura en Psicología por el Centro Eleia. Cuenta con un diplomado en “Embarazo, Parentalidad y Vínculos Tempranos” impartido por el Centro Eleia. Su visión es hacer su clínica especializada con niños y adolescentes. Entre otras cosas disfruta escuchar música, asistir a conciertos, tomar fotografías, leer y escribir.

5 comentarios sobre “¿El amor es incondicional?

Agrega el tuyo

  1. Me encantó este texto, ha sido mi favorito de esta autora.
    Es un tema muy real, un tema necesario de abordar y crear conciencia. Hoy día, deberíamos entender qué hay limitantes y estas también se ponen en el ámbito familiar

    Le gusta a 1 persona

  2. Cierto lo que menciona. Es muy difícil trabajar la culpa cuando te quieres alejar de una relación enfermiza en la familia, pero sientes un compromiso con la persona en conflicto, o con otros miembros, por ser familia o porque recibes algún tipo de apoyo. Se puede sentir obligado a aceptar el trato que recibe, sobretodo cuando la agresión es psicológica y está solapada

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: