Descubriendo la psicoterapia

Cuando pensamos en acudir a psicoterapia nos motiva poder dar solución a algo que nos impide sentirnos bien con nosotros mismos y quienes nos rodean.

Nos inspira poder hablar de aquello que nos duele, tomar conciencia sobre ello y encontrar herramientas que nos permitan afrontar las dificultades del día a día.

Dudas y tabúes sobre la psicoterapia

Tomar la decisión de buscar ayuda profesional no siempre es tarea fácil. Existen muchos tabúes alrededor de la psicoterapia y muchas dudas pueden surgir al buscar atención psicológica:

  • ¿En qué consiste la terapia?
  • ¿Sólo hablaré de mis problemas?
  • ¿Cómo encuentro a un buen terapeuta?
  • ¿Cuántas sesiones necesito para solucionar mi problema?
  • ¿En verdad funciona la terapia? 

Para poder derribar algunos miedos, en este texto queremos compartir algunos puntos para conocer más sobre la psicoterapia. Despejar algunas de las dudas más frecuentes que suelen haber cuando se está por iniciar o se ha iniciado un proceso terapéutico. 

¿En qué consiste la terapia psicológica? 

Antes que nada es importante saber que es la terapia psicológica. Principalmente, el proceso terapéutico o la psicoterapia es el momento donde vamos descubriendo cosas que ni nosotrxs sabíamos que éramos o qué podíamos hacer.

Es un trabajo de autodescubrimiento en el que somos acompañados por un terapeuta y donde el diálogo es la base fundamental

Para esto, en terapia se proporciona un ambiente de confianza que te permite hablar abiertamente sin ser juzgadx, explorar el origen de aquello que te genera malestar, (re)descubrir  tus fortalezas y adquirir nuevas herramientas para enfrentar cualquier desafío a futuro. 

¿Cuántas sesiones de psicoterapia se recomiendan?

El número de sesiones depende de cada intervención, objetivos a alcanzar y forma de trabajar de cada terapeuta. Incluso de tus mismas herramientas y personalidad.

En promedio un proceso terapéutico puede durar entre 3 y 6 meses, con una frecuencia de 1 sesión de terapia semanal. Pero cada persona es diferente, hay algunos que encuentran beneficios en el largo plazo de la psicoterapia y otros con una sola sesión refieren mejoría.

A lo largo de la terapia, el cambio no es espontáneo, en ocasiones es un camino complicado pero no imposible, pues en él hay cosas que no nos agradan, cosas a las que tememos o que no conocíamos y que debemos confrontar.

Todo ello mueve nuestro equilibrio emocional, sin embargo, eso no nos hace ser las personas más pequeñas y frágiles, sino personas que buscan aquella salida para un bienestar, el nuestro. 

Y… ¿qué sucede en una primera sesión de psicoterapia?

Tu primera sesión será ese primer acercamiento que tendrás con tu terapeuta.

El objetivo principal es que ambos se conozcan, que puedas comentar aquello que te preocupa y comenzar a historizar el problema. Eso permitirá al terapeuta entender de manera más clara lo que sucede y juntos encontrar un nuevo rumbo a ese motivo de consulta, por lo que es importante que sepas que en la primer sesión no se arreglara todo por arte de magia, sin embargo, será el inicio de un gran cambio. 

A grandes rasgos, a lo largo de la primera (o primeras sesiones), algunos puntos que se abordan pueden ser los siguientes: 

Hablar del problema

Sin duda, este espacio es tuyo y lo principal es poder hablar de ese problema.

Así que siéntete libre de poder hablar de aquello por lo cual vienes a terapia (sin pena).

Por ejemplo, detalles que te parezcan importantes mencionar, tiempo que lo has estado experimentando, intensidad del malestar y cosas que has intentado para resolverlo.

Establecer objetivos 

Dentro de tu proceso terapéutico es importante establecer objetivos para tener claro qué es lo que queremos trabajar en terapia, y poco a poco, ir generando herramientas que nos ayuden a darle un rumbo diferente a esa historia.

Si no lo tienes claro, no te preocupes; tu terapeuta se encargará de ayudarte paso a paso para poder llegar a ese punto.

Acuerdos en horarios, honorarios y cancelaciones en psicoterapia

Como en cualquier espacio es importante mantener acuerdos para que todo funcione tanto para ti como para tu terapeuta. Principalmente existen 3 cosas fundamentales que debes tener claras a la hora de empezar tu proceso terapéutico: 

  • Establece la duración y el costo de tu sesión: generalmente las sesiones tiene una duración de 45 a 50 minutos para terapia individual o de 90 minutos para sesiones de pareja o familia. El costo de la sesión también puede variar.
    • Que el dinero no sea un impedimento para buscar ayuda. Puedes buscar llegar a un acuerdo de precio con tu terapeuta o el centro de terapia donde te atiendes.
  • Respetar tus espacios: Si accediste a un horario es importante llegar a tu cita en el horario establecido. Siempre puede haber incidentes pero intenta siempre llegar. 
  • Cancelar con anticipación: En caso de no poder asistir, avisa a tu terapeuta con al menos 24 hrs de anticipación. Comenta con tu terapeuta si maneja alguna política de cancelación. Hay quienes solicitan el pago aunque no se acuda a las sesiones como parte del proceso terapéutico y es importante apegarse a esos acuerdos. 

Recuerda que diste o estás por dar este primer paso voluntariamente, lo cual requiere de mucho compromiso contigo. Por lo que todos estos aspectos que pudieran parecer triviales, son en realidad elementos importantes en tu proceso.

Si estás buscando atención psicológica gratuita, creamos una lista de recursos que te pudieran orientar a encontrar la ayuda que necesitas.

¿Y qué hay sobre mi terapeuta?

El terapeuta es un profesional que ha estado en una trayectoria académica especializándose para la obtención de conocimientos en tratamientos basados en evidencias.

Sin embargo, no sólo debe de contar con los estudios y conocimientos necesarios para poder trabajar contigo, sino también, es importante que pueda transmitirte seguridad y confianza, de este modo, lograrás crear un espacio seguro en donde te puedas sentir cómodx y a salvx para poder expresarte libremente. Esto favorecerá a la evolución y al avance en tu proceso.

¿Qué pasa si no me siento cómodx con el terapeuta que me atendió?

Como cualquier otro vínculo o relación, la relación con tu terapeuta requiere de tiempo para fortalecerse. Sin embargo, es importante que sepas que la psicoterapia es el espacio para poder expresarte abiertamente y es importante sentirte cómodx con tu terapeuta.

Si su intervención durante las sesiones no es lo que estás buscando, o alguna otra cosa que consideres esencial no es de tu agrado. Puedes expresar estos puntos con él/ella para que pueda tomar acción en ello y puedan mejorar la comunicación entre ustedes y su trabajo en conjunto.

De lo contrario, no temas en buscar otro terapeuta, lo principal siempre será tu bienestar y que puedas continuar con tu proceso terapéutico sintiéndote acompañadx.

¿Todos los terapeutas trabajan igual? 

Aunque como ya lo comentamos, el diálogo es la base principal de la terapia, un elemento a considerar es saber que cada terapeuta interviene de manera diferente, principalmente porque cada terapeuta se ajusta a las necesidades de cada persona, seguido del modelo terapéutico que maneja y los temas en los que se ha especializado.

Existen diferentes modelos de psicoterapia

Estos “modelos terapéuticos” son las diferentes posturas teóricas y prácticas que le permite al terapeuta organizar lo que expresas dentro del consultorio. Con la finalidad de comprender la situación por la que estás atravesando y brindarte técnicas y herramientas que te ayuden a mejorar tus condiciones de vida, o bien la manera en que la percibes. 

Cognitivo Conductual

A grandes rasgos, algunos modelos suelen centrarse en problemas específicos y orientados a objetivos. Generalmente se trabaja con ideas o patrones de pensamiento o conducta asociados a un malestar emocional.

Humanista

Hay intervenciones desde el modelo humanista que suelen trabajar en el aquí y ahora, ayudando a cerrar ciclos sin profundizar en experiencias pasadas.

Psicoanálisis

Por su parte, las intervenciones psicoanalíticamente orientadas, permiten entendernos desde la raíz, realizando una investigación profunda de la vida personal.

Sistémico

Finalmente, modelos derivados de la terapia sistémica, permite entender nuestros pensamientos y sentimientos con relación a nuestro contexto y quienes nos rodean. 

Sin importar bajo qué modelo desees trabajar, piensa que cada tipo de modelo es un engrane que mueve a los demás. Permitiendo que el cambio se refleje en varias áreas de nuestra vida. 

Conclusiones sobre la Psicoterapia: 

Al final del día se trata de ti compartiendo tu vida, lo cual no siempre es fácil ni agradable.

Habrán días en que no quieras presentarte a tu siguiente sesión porque no te gustó algo que te dijo tu terapeuta y te sientes incomprendido.

Incluso porque te sientes peor que cuando iniciaste y crees que no está funcionando.

O por el contrario, piensas que ya se soluciono el problema que querías trabajar y te sientes mucho mejor… todo esto es parte del proceso y es importante que lo comuniques, pues el terapeuta llegará hasta donde tú lo permitas. 

Lo esencial es que tengas muy presente que este espacio de escucha lo vas creando en conjunto con tu terapeuta. Cada aspecto tiene su lugar y relevancia. Al final todo es en pro de tu bienestar.

La terapia es ese espacio donde puedes y debes ser tú mismo, encontrando el apoyo correcto y necesario para enfrentarte a ello. Si bien no siempre es fácil, recuerda que hay quienes hacemos todo lo posible para hacértelo más cómodo y llevadero… ¿por qué? Porque nos importas.


Sobre los autorxs

Alejandra Miranda es Psicóloga egresada de la Universidad Del Valle de México. Actualmente se encuentra estudiando la Maestría en Psicoterapia Psicoanalítica en el Centro Eleia y forma parte del equipo de enlace dentro de Neopraxis
Aketzalli Arellano es psicóloga egresada del YMCA. Se ha desempeñado en el ámbito clínico y actualmente se encuentra interesada en promover el trabajo del psicólogx con las nuevas tecnologías por medio de la divulgación y renovación de estrategias. Forma parte del equipo de Neopraxis generando contenidos digitales relevantes y desempeñándose como líder de la Comunidad. Actualmente estudia la maestría en Terapia Familiar Sistémica y es fundadora de Desmadre Emocional.
Javier Salas es psicólogo con formación clínica orientada a la atención y evaluación psicológica y neuropsicológica, manteniendo un gran interés en la población infantojuvenil, es egresado de la Facultad de Psicología de la UNAM y actualmente forma parte del equipo de enlace en Neopraxis.
Jimena Vergara es Psicóloga por formación y portavoz de la marginalidad por vocación. Egresada de la Universidad Autónoma Metropolitana y forma parte del equipo de enlace dentro de Neopraxis
Katterine Corro es Psicóloga clínica egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente se está formando dentro de las prácticas narrativas con interés en la prevención de la violencia de género y se desempeña como coordinadora del equipo de enlace dentro de Neopraxis.
Mariana García es psicóloga egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, con interés en la evaluación psicológica y atención del adulto mayor. Actualmente forma parte del equipo de enlace en Neopraxis

Deja un comentario

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: