Hasta ponerlo en palabras – El铆 Ganem

Texto e ilustraci贸n elaborados por El铆 Ganem

Hemos crecido en una sociedad en la cual a煤n es un estigma atenderse emocional y mentalmente. Por ejemplo, si eres hombre probablemente creciste con la idea de que no debes llorar ni ser emocional porque eso te afemina; si eres mujer probablemente el expresar lo que sientes lo asocian al periodo o la menopausia, en s铆, a las hormonas; si alguien llega a la ancianidad y comienza a presentar cambios en su personalidad lo asocian a la vejez y se le resta importancia; si un ni帽o tiene algunas actitudes diferentes a otros, se piensa que es una cuesti贸n de educaci贸n y que con mano firme se arregla, invalidando lo que el ni帽o expresa de manera verbal o no verbal; o en el peor de los casos, se piensa que el asistir al psic贸logo, psiquiatra o psicoanalista es porque falta lucidez.  Esto refleja el concepto de 鈥渓ocura y debilidad鈥 que le damos a la atenci贸n mental y emocional. No obstante recibir ayuda profesional realmente no est谩 芦mal禄 y eso no nos vuelve 鈥渓ocos ni d茅biles鈥, al contrario, admitir y buscar este tipo de atenci贸n y cuidado implica mucha fortaleza y b煤squeda de bienestar.

Es com煤n que cuando una persona supera el estigma y comienza un proceso psicoterap茅utico de cualquier corriente, surja una especie de 鈥渘ecesidad鈥 de instruir e influenciar en otros para que tambi茅n ellos comiencen un trayecto de introspecci贸n mediante una terapia.

A todos nos puede pasar eso, y sobre todo con las personas con las que m谩s convivimos o incluso que m谩s queremos, pues algo que nos hace bien y nos brinda paz deseamos compartirlo;  en ocasiones, lo ansiamos por desesperaci贸n, pues las acciones de esa persona, de cierta manera, resuenan en nosotros. Es com煤n escuchar que algunas personas van a terapia por otras personas que deber铆an ir y no lo hacen. Por dar un ejemplo, cuando alguien inicia un recorrido de autoconocimiento, siente que va avanzando y transform谩ndose internamente mientras que los dem谩s se quedan estancados en la misma problem谩tica, o bien, los otros consideran que la persona 鈥測a no es la misma鈥, lo que ocasiona conflictos y rupturas en las relaciones, pues ambos involucrados resienten los cambios que representan un arma de doble filo cuando las personas implicadas ya no est谩n dentro de la rutinaria  <zona de confort>.  Es muy cierto que dicha  zona de confort es peligrosa, porque al evadir heridas emocionales, no podemos hacerlas conscientes ni tener una conexi贸n congruente con ellas y aunque nos sintamos 芦protegidos禄 ir贸nicamente existir谩 un completo descontrol en todo lo que que constituye nuestro ser, llev谩ndonos a peleas constantes, proyectos inconclusos, exageraciones, enfermedades, trastornos, tristeza, confusiones, sobre pensamientos, celos, estr茅s, frustraciones y m谩s. 

Por ello, es muy com煤n que busquemos que el otro tambi茅n se atienda psicol贸gicamente, sin embargo, por m谩s que deseamos que eso ocurra, sea cual sea la motivaci贸n interna, no podemos forzar a nadie a que lo haga. Puesto que si uno no est谩 listo y preparado para confrontar(se), por m谩s que se le plantee la idea o bien, que lo intente, no podr谩 sostener un proceso psicoterap茅utico y lo que este implica.  

Aunque la terapia puede ser para todos, es el tiempo, el que no es compartido o similar en cada persona.  Que alguien haya comenzado en cierto momento, no significa que el otro tambi茅n deba y pueda hacerlo a la par. No hay que olvidar que cada uno es un proceso, cada uno es una estructura, cada uno es una historia. 

Y as铆 como cada uno de nosotros necesitamos nuestro propio tiempo para afrontar, tambi茅n el motivo, la raz贸n o impulso por el cual decidamos salir de esa zona de confort, tambi茅n puede variar; tal vez sea una persona, un texto, una canci贸n, una pel铆cula, un libro, un grupo, la carrera, una comunidad o algo intr铆nseco; cada persona tendr谩 diferentes est铆mulos a esa 鈥渆spinita鈥 de querer saber m谩s de uno mismo y mejorar.

Se necesita de mucha fortaleza para poder abrazar la volatilidad de nuestros problemas, fantasmas, duelos, dolencias e historias.  Se requiere de resistencia y resiliencia para poder hablar, sostener, visualizar y entender lo que nos marca y lastima. Es imprescindible la apertura para recibir toda la carga de conflictos a los que nunca les hemos prestado atenci贸n, aguantar la mara帽a de dolorosos recuerdos e ir desenredando con el profesional en cuesti贸n. Es necesaria la vulnerabilidad para aceptar la orientaci贸n y el apoyo que el otro nos puede brindar. Es fundamental comprender que en algunos momentos el proceso puede dar miedo, pero que resultar谩 menos amenazante cuando comencemos a tener control de lo que antes no entend铆amos ni percibimos por la desconexi贸n en la que viv铆amos. Es cierto que podr铆a parecer m谩s sencillo y preferible no moverse de esa zona de confort, sin embargo, es inevitable hacerlo porque estamos en constante construcci贸n. Por ello, aunque el caos duele, un d铆a simplemente sabemos qu茅 ya que estamos listos para afrontar, al igual que comprendemos que es necesario ese inicio inc贸modo para poder empezar a re acomodar nuestros pensamientos  y sentimientos. 

Las sesiones terap茅uticas no siempre ser谩n lo que queremos pero s铆 lo que necesitamos trabajar, para transformar esa volatilidad y caos en algo que podamos soportar; cada quien a su manera, con sus propias motivaciones y a su propio tiempo.


Sobre la autora

El铆 Ganem es mexico-libanesa y tiene 27 a帽os. Es Licenciada en Direcci贸n de Arte  por Miami Ad School (M茅xico-Madrid) y Acupunturista y MCIsta Cu谩lico Integrativa. Actualmente estudia la Licenciatura en Psicolog铆a por el Centro Eleia. Asimismo cuenta con un diplomado en 鈥淔emenino 鈥 Masculino鈥, por el Centro Eleia. Es una apasionada en el Psicoan谩lisis, la Mente Criminal, las Leyes, la Arquitectura, el Dise帽o, el Arte, y los 谩rboles. Pinta desde hace 10 a帽os por lo cual busca implementar el arte y la psicolog铆a en sus actividades. Desea ser una psicoanalista integral.

Contacto

Instagramhttps://www.instagram.com/ga.m.a/?utm_medium=copy_link

5 comentarios sobre “Hasta ponerlo en palabras – El铆 Ganem

Agrega el tuyo

  1. Felicidades El铆, valoro y agradezco lo qu茅 haces por la humanidad, tus palabras se convierten en apoyo importante 馃憦馃徏馃憦馃徏馃憤馃徎

    1. Muchas gracias por las palabras y sobre todo por el lugar en el que me tiene contemplada. Para mi es un placer escribir y que lo lean, al igual que me resulta gratificante el tiempo que se toman para escribirme palabras motivadoras y de agradecimiento. Muchas gracias.

  2. Muchas felicidades, me gusta mucho leerte. De una manera muy agradable y sencilla motivas a continuar en este camino, dif铆cil y doloroso del autoconocimiento, reconocimiento y curaci贸n del ser

Deja un comentario

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: